thumbnail Hello,

La campaña 91-92 es recordada por el título del León de Vucetich ante el Puebla que dirigía Manuel Lapuente.

Muchas historias podrían contarse alrededor del 7 de junio de 1992. Lazos que se derivan de aquella tarde en en el Nou Camp de León cuando los entonces 'Esmeraldas' se imponían en la gran final de la Temporada 91-92 a la Franja del Puebla.

Aquel domingo al medio día, iniciaba la leyenda llamada Víctor Manuel Vucetich, un grande conseguiría su última corona para desinflarse por completo hasta nuestros días y además, Manuel Lapuente disputaría su última final junto a su entrañable Franja.

En el campo, se verían las caras de hombres históricos que en ocasiones no se les ha reconocido la importancia que tuvieron desde que llegaron al fútbol mexicano. Por el lado de León, Milton Queiroz 'Tita', mientras que por Puebla el poderoso delantero Carlos 'Búfalo' Poblete.

Grandes futbolistas se vieron las caras en aquella soleada mañana en León. El 'Chato' Ferreira, Guadalupe castañeda, Carlos Turrubiates o Francisco Uribe por la hoy Fiera; Pablo Larios, Roberto Ruíz Esparza, Aurelio Rivera, 'Chava' Reyes o Raúl Arias por el conjunto del Puebla.

La 'Final Final' como hoy se le conoce al partido de vuelta por el título, llegaba precedido por un empate a uno en el Cuauhtémoc de Puebla, por lo que el encuentro llegaba con gran paridad a 90 minutos de decidirse al campeón.

Manuel Lapuente se medía en el banquillo a un casi novato llamado Víctor Manuel Vucetich quien años atrás había ascendido a los 'Panzas Verdes' del letargo de la Segunda División.

La historia se tornó esmeralda desde un inicio. Carlos Turrubiates aprovechó un centro de 'Paco' Uribe para vencer a Pablo Larios y así, a los cinco minutos poner a ganar al León.

Dos minutos más tarde se cerraría la historia cuando Aurelio 'Coreano' Rivera marcaría un gol en propia puerta para decretar el que al final sería el definitivo 2-0.

Vucetich se colgaba su primer título sin saber que años más tarde conquistaría muchos más, hasta el punto de ganarse el adjetivo de 'Rey Midas' mexicano. Mientras León y Puebla desaparecerían del mapa, de los triunfos y de las finales. Se adaptarían a descensos y a problemas porcentuales. Mientras Manuel Lapuente tendría una cita con el destino de dirigir a la selección mexicana en un Mundial y de hacer ganar al América un título.

La historia que envuelve a aquel partido es fantástica. Muhcos hilos salieron de aquella serie de 180 minutos, la cual, a 21 años de distancia, seguimos recordando.



Related

From the web

From the web