thumbnail Hello,

Sin mucho sabor Pumas le ganó a Toluca y con una lluvia de goles se definió en favor de Jaguares el duelo con Atlante

Toluca vs Pumas (0-1)

Por Andrés Corona Zurita | @andrescorona

Bastó una picardía de Javier Cortés para que Pumas al fin ruja en el Clausura 2013. Una pincelado pintó un cuadro gris que nunca buscó colorearse en 90 minutos.

En una jornada de grandes partidos, Toluca y Pumas decepcionaron en el choque que abrió la jornada dominical de la fecha 4. Pocas jugadas de emoción y mucha disputa y reserva de dos cuadros que no viven su mejor momento futbolístico.

El primer tiempo fue de tremendo bostezo. Durante 44 minutos ambos equipos no arriesgaban de más y simplemente transitaban la pelota en zonas de nulo peligro. Todo, hasta que cuando agonizaba el primer lapso apareció Javier Cortés, el mejor de la tarde.

Tras una recepción un tanto accidentada, el volante universitario ingresó por el sector izquierdo de la zaga escarlata, y tras quitarse a un jugador metió un puntas que venció a Alfred Talavera.

Un premio un tanto justo para los auriazules, que por muy poco, había hecho más que la escuadra local.

Toluca se había quedado sin referencia en ataque, pues el panameño Luis Tejada debió abandonar lesionado el juego en medio de la rechifla generalizada de la afición del Toluca.

El segundo tiempo fue de mayor peligro, aunque nada que asombrara a nadie. Pumas siguió con el hambre de querer conquistar su primer triunfo. Tocó la puerta con llegadas de Martín Romagnoli, Efraín Velarde y Carlos Orrantia, las cuales morían en las manos de Alfredo Talavera.

Toluca intentaba pero no podía. Atrás quedó esa imagen de constancia y buen fútbol que los Diablos mostraron el torneo anterior. Hoy, queda muy poco de ese equipo que extraña a rabiar a Antonio Naelson Sinha.

Al final, Pumas dejó que los minutos pasaran y Toluca, ahogado en su bajo nivel poco pudo hacer para revertir el 1-0.

Los universitarios respiran y culminan una jornada de seis puntos, en Copa y liga. Con seis tantos anotados y cero recibidos. Los Pumas, lentos pero seguros, comienzan a carburar.


Atlante vs Jaguares (4-3)

Por Andrés Corona Zurita | @andrescorona

Todo puede pasar en Cancún. Todo le puede suceder a los Potros de Hierro del Atlante. Nada puede sorprenderle a Ricardo Lavolpe. Y así, viceversa para Jaguares de Chiapas que tuvo la derrota, luego sorprendentemente el triunfo, y al final, se quedó con las manos vacías.

Los Potros pasaron de la alegría a la amargura y después a la algarabía. De la presunción al llanto y luego a las lágrimas del triunfo. Chiapas de los tres puntos al invicto negativo.

Atlante funciona a ratos. Jaguares quiere mejorar, pero al final, a pesar del triunfo o la derrota, siguen sembrando las mismas dudas.

El cuadro de Cancún ganaba 2-0. Chiapas le volteó la tortilla 3-2. Y en los dos minutos finales, los Potros anotaron dos tantos para dejar el juego 4-3. Partidazo en cuestión de emociones, de infarto para los dos técnicos y tres puntos para el Atlante que sale del fondo de la tabla general.

Todo empezó con Joaquín Larrivey como figura del partido. El argentino cumplía con creces y reemplazaba eficientemente a Esteban Paredes, lesionado en este encuentro.

Lavolpe festejaba y levantaba las manos en los dos tantos, de cabeza, por parte de su refuerzo que proviene del balompié italiano.

Poco a poco, Jaguares se metió al partido y empezó a llevar peligro al arco rival. Lavolpe modificó sus piezas en el complemento al igual que José Guadalupe Cruz.

Rápido llegó el descuento de Chiapas. Leyton Jiménez conectó remate que venció a Jorge Villalpando. Los peores presagios llegaban.

Sin embargo, un halo de esperanza caía en la mirada de Atlante. Chiapas se quedaba con uno menos por la expulsión de Jorge Gastelum.

Al final, de nada sirvió pues el empate llegó gracias al tanto de Luis Loroña, el primero de dos para el jugador que ingresó de cambio en la segunda mitad.

Tras el 2-2, Atlante despertó presagiando el 3-2 para su beneficio. Llegó la segunda expulsión de Jaguares luego que Miguel Martínez bajara a Jeronimo Amione. Así, Chiapas se quedaba con nueve.

Pero Jaguares quería más, y lo logró ante la mirada atónita de Ricardo Lavolpe. Nuevamente Luis Loroña aparecía para robarle a los Potros los tres puntos.

Atlante hacía lo improbable. Con dos hombres más caía aniquilado en su casa ante la rechifla de su afición. Ahí, llegó el instante negro del juego, la grave lesión de José Antonio Castro.

Las imágenes no fallan. El 'Gringo' debía salir del partido luego de sufrir una aparatosa fractura en el tobillo para inmediatamente ser trasladado en ambulancia al hospital donde deberá ser intervenido.

Nada podía estar peor para Atlante. Cuando todo era molestia, se hizo el milagro. Primero Diego Ordaz al minuto 89 se encontraba una pelota que rechazó mal Leyton Jiménez para poner el 3-3. Y cuando el partido agonizaba, llegó el 4-3 definitivo por parte de Luis Venegas.

Tres puntos para Atlante en un juego loco y de alarido. Los Potros subieron al cielo, fueron bajados de golpe por Jaguares y después, Chiapas cayó ante el poderoso relincho del cuadro de Cancún.


Related

From the web

From the web