thumbnail Hello,

El columnista Andrés Corona hace un análisis del nuevo rechazo que el jugador de la Real Sociedad tuvo con la selección mexicana.

Antes que otra cosa, quiero quitarme toda etiqueta profesionista de encima y hablarte como un aficionado que ama a su selección y que está orgulloso de verla portar la camiseta tricolor por distintos estadios del mundo. Un honor, que en mi caso, el de un futbolista frustrado, me hubiera encantado poder hacer en caso de haber sido profesional.

Te hablo a ti, Carlos Vela, como a un jugador al que en verdad admiro y respeto mucho. Al cual seguía cuando solo era un estudiante, corriendo cada fin de semana a revisar si habías marcado algún gol con el Salamanca. A leer los comentarios de los aficionados de la Unión que te ponían como uno de los futbolistas más grandes del equipo, a pesar que apenas eran un joven no mayor a 18 años. Al cual seguí en el Arsenal, molestándome por que no te daban una oportunidad fehaciente para que enseñaras tu capacidad.

Y hoy, más que por trabajo sino por gusto, prendo la tele y veo con orgullo tus partidos en la Real Sociedad. Porque para mi, eres un mexicano que representa bien a mi país en otra parte del mundo, porque me da gusto ver el crecimiento y gran fútbol que exhibes cada fin de semana, el cual te ha llevado a ser un ídolo en San Sebastián.

Te hablo a ti, que a mi entender, eres la figura representativa junto a Giovani dos Santos del primer cambio de mentalidad en México. Ambos, con su calidad y con un grupo de jóvenes que en el mayor de los casos se perdieron entre la gloria, llevaron a una selección a lo más alto, a la victoria y al se puede.

Tú y Giovani han deambulado caminos similares. Rocosos y complicados, que al final, han sabido sortear para lograr una carrera que poco a poco se va cimentando, repito, a pesar de los trabas que siendo muy jóvenes se les han presentado.

No voy a sumarme al pretexto de algunos, el cual cuestiona qué has hecho en la selección mexicana cuando has sido llamado. Para mi, mucho y suficiente en aquel Mundial de Perú. Que si mis pésimas matemáticas no me fallan, fue hace ya siete años y unos cuantos meses más. Pero es cierto, después, hemos sabido muy poco de ti.

No sé a qué motivos personales te refieras al decir no una vez más a integrar a la selección mexicana. Si se trate por reafirmarte más en España (más, está difícil) o simplemente porque cargas un rencor a alguien que toma decisiones en el Tri. Me cargo por la segunda opción.

Sé que se te ha tratado mal por un sector de la prensa en México. Tal vez no se confió en ti cuando jugabas poco, o nada. Y que quizá, pudiste haber tropezado con la fama y los errores que todo joven, como yo también, cometemos.

Realmente no soy quién para criticar tu estilo de vida. Francamente, ni lo conozco. Me da igual si sales de fiesta o si te metes con figuras de la farándula o de tu vida cotidiana. Francamente, no soy revista de chismes ni del corazón, reloj o despertador para que ver a qué hora llegas a tu casa. Me da lo mismo.

Pero lo que si me importa, es verte en una cancha con la playera de la selección nacional. Si, a mi personalmente me encantaría verte junto a Javier Hernández, Giovani dos Santos, Oribe Peralta o Marco Fabián comandar el mejor ataque mexicano de la historia. Porque hoy, gracias a Dios, vivimos al mejor equipo azteca, por calidad y sobre todo, por mentalidad.

El que te venere como amante de selección mexicana no hace que te ruegue por que vengas. Repito, tu decisión tendrás. Acá en México hay quien te suplante y quien tenga ganas de vestir la verde. No sé si con mayor calidad que tú, pero por esfuerzo, para que si lo hará.

Sé que te seguirá yendo muy bien en España. Creo que en breve te irás de la Real Sociedad a probar nuevamente fortuna en un buen equipo, quizá también de la Liga de las Estrellas o del Calcio italiano. Porque me imagino que a Inglaterra ya no vuelves.

Y también sé, que pronto, los aficionados que hoy están lastimados por tu no, volverán a pedirte que regreses y que juegues para México. Recuerda y míralo, somos un país noble, el cual perdona. Muchas veces injustificadamente y sin razón y si no me crees, checa las últimas decisiones que como país hemos tomado. No siempre tenemos memoria.

Por mucha admiración que te tenga, no compartiré tu decisión. Creo que el Tri (y no me refiero a directivos, entrenadores o prensa, sino a lo que representa en si la esencia de una selección para un país) te ha dado bastante, así como tú a ella. Antes de ser de un club, fue México quien te llevó a la vidriera mundial.

Finalmente, echa un vistazo atrás y recuerda lo que tus ojos vieron luego de volver a Perú. ¿Recuerdas cómo los recibió el país? ¿Has sentido mayor orgullo en tu vida al ver a tantos mexicanos aclamándote? Ellos, Carlos Vela, son los mismos a los que hoy, les das la espalda y les niegas verte en una cancha.

----------------------------------

Andrés Corona Zurita es el Editor Adjunto de Goal.com México. Laboró en Mediotiempo.com como Productor Multimedia. Actualmente crea contenido especial para Goal.com México y escribe una columna semanal.

Related

From the web

From the web