thumbnail Hello,

El colombiano de RSL organiza un partido benéfico para ayudar a tres escuelas infantiles de fútbol en la ciudad que lo vio crecer. Podría ser un evento anual.

En pocos minutos de una temporada Sebastián Velásquez se convirtió en uno de los favoritos de los aficionados al Real Salt Lake, e incluso en el espejo en el que muchos jovencitos inmigrantes se ven en su sueño por ser futbolista profesional. Este diciembre, al tiempo que el colombiano recibía la renovación de su contrato con el equipo de MLS, regresaba a su casa en Carolina del Sur, pero no precisamente para acostare a dormir como ‘figura’ sino para compartir de su suerte con esa comunidad que lo vio crecer.

En su temporada de debut jugó 403 minutos, que pueden ser pocos, pero que a los 21 años viniendo de una universidad desconocida (para ser sinceros y con todo respeto), y llegando a un equipo plagado de gente experimentada, la cosa no está mal. Una de sus jugadas se metió en el resumen oficial de lo mejor de la temporada en la MLS, y como todo hay que decirlo, Sebastián se ganó un premio de esos simpáticos que entregan los medios como el peor corte de cabello de la liga.

Velásquez es favorito de los aficionados porque más allá de entrenar y jugar cuando le corresponde, está presente en cuanto evento benéfico le invitan, visita niños enfermos, pasa tardes o mañanas con escuelas infantiles de fútbol y cumple sueños regalando su camiseta autografiada o fotos hasta en el supermercado (Si, y no es Maradona ni Messi). Y eso que le falta crecer enormidades en el mundo del fútbol.

Pero su disposición para el público y los menores en especial, es prueba de sus principios familiares. Ejemplo de ello su ocupación en estas fechas de descanso y fiesta para muchos (él también las tiene con el derecho que le dan sus vacaciones). Velásquez organizó un partido de beneficencia en Greenville, Carolina del Sur, ciudad en la que creció desde que su madre lo trajo de Medellín a los dos años de edad.

Se enfrentarán el próximo 16 de diciembre un equipo local: “Greenville Eagles” (equipo en el que jugó Velásquez) ante un cuadro de formado por el futbolista profesional y denominado “Amigos de Sebastián”. La recaudación será destinada según la organización a tres clubes infantiles de fútbol: ALFA, Cobras Soccer Club y Greenville United Soccer Club.

“Yo mismo visité cada equipo y me gustó el ambiente de familia que los niños tienen entre sí. Los niños se demuestran cariño y quisiéramos que se críen juntos. Que no tengan que pensar en irse para un equipo más grande solo porque no tienen conos o uniformes para jugar porque son hispanos” explicó Velásquez.

Y como se trata de reunir a la familia y amigos, para apoyar a los menores que buscan en el fútbol una actividad para mantenerse lejos de los peligros de la calle, los precios son de risa, (como todas las charlas con Sebastián, quien irradia alegría 24 horas), adultos pagarán US $5, mientras que los menores de 18 años US$1.

Sebastián explicó parte de la campaña, “los uniformes lo patrocina una liga hispana y van a ser hechos con el mismo modelo de Real Salt Lake. Estoy esperando tener algo más terminado para presentárselo al club por si quiere sumarse a la iniciativa. Este evento es posible gracias a que el organizador de Greenville Eagles y yo decidimos sacar adelante una iniciativa por los chicos. Hablé con Salvation Army, ellos se interesaron en el evento y me donaron el uso de la cancha que normalmente lo rentan y cobran. Le caben unas 300 personas. Además una compañía de camisas locales regaló 150 camisas que se van a vender en el evento a $10. Ese dinero va para la donación, la universidad donde estudié, y otras instituciones locales también prometieron donaciones. Aún faltan unos días y yo sigo presentando la idea para que se sumen más colaboradores”.

Velásquez además prometió compartir con todos los asistentes, regalar una camiseta de RSL firmada por él y tomarse todas las fotos que sean necesarias. El escenario será el campo de Salvation Army Kroc ubicado en Downtown Greenville.

“Aquí hay muchos equipos pequeños que son de hispanos pero no cuentan con suficientes recursos para que los niños jueguen en mejores torneos o les falta equipaje, los campos de juego tampoco hay. Cuando yo jugaba nos tocaba luchar para conseguir cancha o elementos y la idea es ayudar un poco para que puedan progresar” dijo el volante.

Pero además el plan es a largo plazo, “la idea es que yo siempre he soñado tener una fundación para poder ayudar a clubes infantiles. Entonces si el evento sale bien, poder hacerlo todos los años para que sea el comienzo de toda la organización”, explicó.

Como colombiano, Velásquez aseguró que le encantaría hacer algo similar en Medellín, incluso tiene una cancha detectada “la cancha de la Tinaja, cerca a donde están amigos y familiares, pero la verdad es que no conozco tanta gente allá por lo que me formé aquí. Pero si se pudiera ayudar en algo allá me encantaría”.

Related

From the web