thumbnail Hello,
Juegos del Recuerdo: Tigres 1-1 Pachuca | La noche que Calero desquició a los felinos

Juegos del Recuerdo: Tigres 1-1 Pachuca | La noche que Calero desquició a los felinos

Getty Images

El 15 de diciembre de 2001 Miguel Calero se vistió de héroe al levantar su primer título con Pachuca en el Invierno 2001. Tigres simplemente no supo cómo vencer al colombiano.

Hace prácticamente once años se dio una fecha muy especial y recordada por los seguidores de los Tuzos del Pachuca. El Invierno de 2001 sería el año en el que Miguel Calero levantaría su primer título con el conjunto de la ‘Bella Airosa’ y lo hizo desquiciando a jugadores, cuerpo técnico y aficionados de los Tigres al atajar absolutamente todo lo humanamente posible para que los felinos equilibraran una final que se había puesto color de hormiga desde el choque de ida.

El ‘Cóndor’ fue eso, un ave veloz que abrió sus largas alas para detener cuanta metralla le dispararon los atacantes del cuadro regiomontano.

Tras ganar 2-0 el partido de ida celebrado en el Estadio Hidalgo gracias a los goles de Walter Silvani y Sergio Santana, los Tuzos se meterían al siempre complicado Estadio Universitario el 15 de diciembre de 2001 en busca de su segundo título luego del conseguido ante Cruz Azul en el también Invierno pero de 1999.

Tras un temprano gol de Jesús Olalde, los Tigres y su afición creyeron en el milagro de una voltereta que se veía viable por la cantidad de minutos que aún quedaban en el marcador. Sin embargo, el destino quiso que Miguel Calero fuera el héroe de la noche.

Los minutos pasaban entre el agobio punzante de los atacantes felinos. Disparos de lejos, a quemarropa, remates de cabeza y hasta rebotes de sus propios compañeros, todos y cada uno borrados de la red gracias a desviadas milagrosas. El colombiano hizo todo lo posible para agotar el tiempo y levantar el enfado de la gente que veía como el guardameta les arrancaba de los brazos un título.

La historia es por demás conocida. Walter Silvani aprovechó al minuto 71 que el arquero felino Oscar Dautt se encontraba fuera de su portería para meter un largo disparo desde media cancha que se incrustaría en la portería de los Tigres. Las manos a la cabeza del argentino y a festejar.

Tras el silbatazo final, se dio la imagen de Miguel Calero de rodillas abrazado por Andrés Chitiva y Francisco Gabriel de Anda. El ‘Cuqui’ Silvani había metido los goles, y el arquero colombiano los atajó para ser la gran figura del partido.

Ahí comenzaría la historia del arquero colombiano, que curiosamente en ese mismo año formaría parte de la delegación colombiana que obtendría la Copa América celebrada en su país a costa del equipo mexicano que dirigía Javier Aguirre.

Un par de años después, Calero y Pachuca le ganarían otra final a los Tigres, nuevamente en el Estadio Universitario. Tras el juego, una aficionada regiomontana se le iría casi a los golpes al arquero cafetalero increpándole que por su culpa los felinos no habían ganado. Y sí, verdaderamente, Calero fue el gran héroe de aquellas dos tardes épicas de los Tuzos que los consolidarían como uno de los mejores conjuntos de la década.

Miguel Calero es una de las últimas grandes incorporaciones al fútbol mexicano, un hombre que tal y como Miguel Marín, se convertirá en breve en una leyenda digna de recordar con una gran sonrisa en la boca por todos los éxitos que consiguió. Ya en su momento lo dijo Enrique Meza, “Miguel Calero es el jugador más profesional de los tantos que en algún momento he dirigido”.

 

Related

From the web

From the web