thumbnail Hello,

Los Xolos de Tijuana tienen la particularidad de contar con tres futbolistas de los Estados Unidos, algo que sin duda ayudó a que tuviera gran apoyo de sus vecinos del norte.

El campeón mexicano es el más estadounidense de la historia, y el apoyo como era de esperarse por la ubicación geográfica, se divide entre mexicanos y norteamericanos.

Tijuana vibra con sus Xolos, al igual que lo hace San Diego. Los canes son el equipo de moda, y no sólo por haber sido un conjunto diferente y ganador, sino porque ha logrado unir a dos ciudades cuyos intereses hasta hace unos meses no giraban en torno a un balón de fútbol.

La plantilla de Xolos cuenta con varios jugadores no nacidos en México, pero que por diversas circunstancias no son tomados en cuenta como extranjeros.

Entre Leandro Augusto y Alfredo Moreno, naturalizados mexicanos, encontramos también a Greg Garza, Joe Corona y Edgar Castillo, jugadores nacidos en los Estados Unidos pero con raíces mexicanas.

Es tan corta la distancia entre Tijuana y la Unión Américana, en este caso San Diego, que cada 15 días que los Xolos juegan en el Estadio Caliente miles de ciudadanos norteamericanos o mexicanos que viven en los Estados Unidos cruzan la frontera para ver a su equipo de fútbol, o soccer como algunos le llaman.

Existe un estimado el cual dicta que cada vez que los Xolos juegan como local, alrededor de 5,000 fans que radican en los Estados Unidos visitan la casa del actual campeón del fútbol mexicano.

Podrá ser la cantidad de jugadores norteamericanos o simplemente la zona geográfica, lo cierto es que por vez primera la unión de dos países que han rivalizado en muchas circunstancias pueden unirse en torno a un deporte. Esa es una de las tantas alegrías que sólo un balón de fútbol podría lograr.

En el futuro ahí estarán nuevamente los seguidores de Tijuana, cada vez más metidos en temas deportivos y sociales, olvidando y haciendo de lado la violencia que en algún momento se vivió en la zona.

El triunfo y el título servirán para que en breve, más seguidores estadounidenses se metan de lleno con sus Xolos. Y por qué no, que la directiva tijuanense explote de mejor forma el mercado de sus vecinos del norte, tal vez generando más oportunidades entre sus aficionados o bien, trayendo a jugadores que tengan un fuerte impacto entre los seguidores.

Joe Corona, Greg Garza y Edgar Castillo son hoy sólo la punta de lanza de una piedra explotable a futuro, haciendo del campeón mexicano, al más norteamericano de la historia.

 

Related

From the web

From the web