thumbnail Hello,
Especial: En Colombia se fortalecen sueños juveniles estadounidenses

Especial: En Colombia se fortalecen sueños juveniles estadounidenses

personal

Juveniles estadounidenses de familias colombianas tienen la posibilidad de ir a entrenar al país suramericano con una organización tras su crecimiento

En 2012 los colombianos llegaron a la MLS en cantidad (al empezar la temporada eran 33). Y el tiempo fue demostrando que el asunto no pasa por el número sino por la calidad. Esto es cuento viejo, como también lo fue durante el 2011 la presencia de dos estadounidenses en el fútbol Profesional Colombiano (Diego Restrepo y Kevin Piedrahita). Las venas del fútbol han conectado a los dos países y la sangre nueva quiere probar de la experiencia.

De lo que no teníamos noticia era de la posibilidad de que juveniles estadounidenses de familias colombianas viajaran al país suramericano con una organización de por medio, para entrenar y mejorar su fútbol de la mano de entrenadores locales de divisiones menores. Es algo así como un regreso a la fuente para alimentarse del sabor futbolístico antes de regresar (en versión mejorada) a sus proyectos por ser profesionales del balompié.

Hasta el momento, según los patrocinadores de la iniciativa, cinco jugadores han vivido la experiencia, y esperan que al menos 15 preparen sus maletas en los próximos meses para asistir a programas de entrenamiento (tipo ‘Summer camp’) en el Club Deportivo Cyclones, ubicado en Cali, Colombia.

Herney Gomez Escobar, director deportivo de Cyclones en Cali, le dijo a Goal.com que el plan ha comenzado con mucho éxito y esperan que crezca rápidamente. “Los muchachos que vienen de allá traen un ritmo de competencia diferente, les falta fondo. Tienen condición técnica pero les cuesta el ritmo de los jugadores nuestros. Casi en todos los casos se ha concluido que es un tema de desarrollo del ambiente, del jugador al ambiente de competencia dentro y fuera de la cancha. La idea es ofrecerles preparación con ayuda de toda nuestra infraestructura en lo personal, deportivo, técnico y médico”, explica.

Sebastián Goicochea junto al director
deportivo de Cyclones, Herney Gómez

Gómez, es reconocido en Colombia por haber formado parte de los procesos de divisiones menores en el Deportivo Cali, así como preparador físico del equipo profesional, además de Atlético Nacional, Millonarios, Pereira, Quindio y otros en Venezuela, Panamá, Perú y Costa Rica.

A Cyclones se le vincula con el empresario Luis Felipe Posso, quien según Gómez, es uno de sus más grandes patrocinadores, pero el Director Deportivo asegura que el Club tiene una administración independiente.

“Contamos con un centro de entrenamientos que dentro de muy poco se le va a poder catalogar como de alto rendimiento, con casa concentración en donde los muchachos se pueden alojar y todas las herramientas técnicas, médicas y deportivas para el desarrollo de los jugadores”, explicó Gómez.

El proyecto busca consolidarse con jugadores de 14 años en adelante, y entre los que ya han viajado, solo quienes se alojaron en la casa concentración tuvieron que pagar algún monto (los pasajes corren por cuenta de las familias).

Juan Carlos Goicochea es un entrenador de juveniles con trayectoria en Nueva York (Cosmos, Downtown United, entre otros clubes). Su hijo, Sebastián estuvo en Cyclones y con permiso de su padre nos contó detalles de la experiencia.

“Cuando llegué pensé que iba a ser fácil y cuando empezaron las prácticas me di cuenta que eran muy intensas. Al principio me sentí mal porque no daba el ritmo pensaba que no estaba haciendo las cosas bien. Pero empecé a tener confianza con la gente, acoplándome a la temperatura y las cosas fueron saliendo”, dijo Sebastián.

“Aprendí muchas cosas, como trabajar mas duro. Jugaba todos los días y con jugadores mejor formados, que juegan muy bien. Pienso volver, quiero volver pero depende de lo que decida con mi papá. Encontré una oportunidad de jugar con gente que juega mucho y de la que aprendí mucho. Había quienes viajaban hasta más de dos horas para entrenar y aquí uno pelea porque lo lleven a entrenar a 15 minutos. Yo quiero jugar profesional, ese es mi sueño, quiero ser uno de los grandes y estas experiencias me están ayudando”.

“Contamos con un centro de entrenamientos que dentro de muy poco se le va a poder catalogar como de alto rendimiento, con casa concentración en donde los muchachos se pueden alojar y todas las herramientas técnicas, médicas y deportivas para el desarrollo de los jugadores”
- Herney Gómez, director Deportivo Cyclones

Sebastián fue invitado a participar en el programa luego de un partido disputado en la academia de US Soccer en Bradenton, Florida. Y su padre dice que le ha cambiado las cosas. “Al hijo mio le sirvió a nivel futbolístico, personal, mental. Van y comparten con compañeros de equipo que tienen que trabajar mucho para intentar alcanzar sus sueños. Y el nivel de enseñanza es muy avanzado. Este país (Estados Unidos), es relativamente nuevo en fútbol y estos programas les da más realidad del fútbol a nivel internacional”.

Goicochea quedó tan a gusto con el programa que desde su escuela en Nueva York tiene la intensión de recomendar jóvenes que deseen participar en el programa.

A futuro, según representantes de la organización, la idea es que el campamento de verano tenga una duración de un mes y un costo de mil dólares incluyendo alimentación y hospedaje (sin tiquetes), y 650 dólares en caso de que sea a dos semanas.

Jugadores consultados dicen que los
entrenamientos son fuertes y el
nivel de Cyclones les ha hecho mejores

Aunque Cyclones insiste en que el vínculo con Posso y su organización pasa por el patrocinio, quisimos buscar claridad al consultar a periodistas de renombre tanto en Cali como en Bogotá. En resumen, encontramos que existe un buen nombre de la organización, y que tiene relación con escuelas juveniles en Cartagena y Quibdó (también en Colombia).

De acuerdo con personas cercanas a la organización, los jugadores estadounidenses que van a Colombia bajo este plan, no firman ningún tipo de contrato o acuerdo respecto de sus derechos deportivos o de representación, “No pueden firmar ningún contrato profesional si quieren mantener su elegibilidad para ir a la universidad como deportistas. Y en caso de que sean tan buenos que decidan ser profesionales antes que ir a la Universidad, deben esperar a tener 18 años para firmar. Será solo su opción tratar con Posso, no hay ningún tipo de obligación por participar en estos programas”, dijo la fuente, quien prefirió mantener su nombre en reserva.

Tanto Goicochea, como otro jugador con el que conversamos aseguraron que no hubo ningún tipo de documentos de por medio firmados a Posso, que entregara derechos o privilegios sobre posibles vinculaciones futuras a clubes profesionales.

Si este tipo de proyectos se consolidan, podríamos estar ante el comienzo de una generación de futbolistas estadounidenses ‘made in colombia’.

From the web

From the web